Sagrado Corazón de Jesús.

Santa Margarita María Alacoque, Francia:

(El Detente es una pequeña Imagen del Sagrado Corazón de Jesús con la leyenda "¡Detente!... el Corazón de Jesús está conmigo". No es un Escapulario. No necesita bendición ni imposición por un sacerdote, ni agregación a ninguna asociación. La única condicón esencial es que se lleve consigo sobre el corazón o en el bolsillo o cartera, se puede pegar también en el auto, en las puertas de la casa o en otro lugar. Las inscripciones que lleva son esenciales... El Detente significa: ¡Detente!, demonio, tentación, pasión, peligro, enemistad, tisteza, penas, enfermedad, muerte, infierno... que el Corazón de Jesús, mi Dios, mi Redentor, mi Amor, mi Esperanza, está conmigo).

El señor me hizo ver que el ardiente deseo que tenía de ser amado por los hombres y apartarlos del camino de la perdición, en el que los precipita satanás en gran número, le habia hecho formar el designio de manifestar su Corazón a todos los hombres, con todos los tesoros de amor, de misericordia, de gracias, de santificación y de salvación que contiene. A fin de que cuantos quieran rendirle y procurarle todo el amor, el honor y la gloria que puedan, queden enriquecidos abundante y profusamente con los divinos tesoros del Corazón de Dios, cuya fuente es, y al que se ha de honrar bajo la figura de su Corazón de carne, cuya Imagen quería ver expuesta y llevada por mi sobre el corazón, para grabar en él su amor y llenarlo de los dones de que está repleto, y para destruir en él todos los movimientos desarreglados; que esparciría sus Gracias y Bendiciones por dondequiera que estuviere expuesta su Santa Imagen para tributarle honores, y que tal bendición sería como un último esfuerzo de su amor, deseoso de favorecer a los hombre en estos últimos siglos de la Redención amorosa.

 

 


  Sonriendo Volver al Inicio.Sonrisa grande


 

Detente de San Miguel.

Quis sicut Deus, nemo sicut Deus.

Jesús a Agustín del Divino Corazón, Colombia 17 de mayo 2012:

Estáis a tiempo, acoged con humildad de corazón el detente de San Miguel Arcángel; Quis sicut Deus, nemo sicut Deus, [Quién como Dios, nadie como Dios] ahuyentará todo poder maléfico, seréis protegidos y arropados bajo la capa divina del ángel del último juicio. Quién como Dios, nadie como Dios será como un canto de victoria y derrota para el enemigo. Quién como Dios, nadie como Dios debilitará las fuerzas del espíritu del mal y os revestirá de gracia para el tiempo de la gran prueba. Quién como Dios, nadie como Dios os fortalecerá en la tentación e insidias del espíritu del mal.

Haced y difundid estos detentes, el demonio y sus secuaces no entrarán en los lugares donde se hallen expuestos; son armas celestiales que pongo en vuestras manos para que resistáis el gran combate.